Campaña en contra de los convenios de colaboración entre la Universidad de Vic y universidades de Israel

Imagen

Manifiesto

COMPLICIDADES QUE MATAN

Campaña en contra de los convenios de colaboración entre la Universidad de Vic y universidades de Israel

El día 12 de noviembre, la Universidad de Vic (UVI) hizo público en un comunicado de prensa en el que anunciaba los acuerdos de colaboración con instituciones Israelíes. El señor Jordi Montaña, como rector de la Universidad de Vic, viajó a Israel con la delegación que acompañó el viaje oficial del presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, este mes de noviembre y firmó un convenio de colaboración con la Universidad de Haifa i el Rambam Health Care Campus.

Con la firma de estos convenios, la Universidad de Vic pretende impulsar, junto con las instituciones israelíes, programas de movilidad para profesores, investigadores i estudiantes, así como cooperar para implementar grados i másteres interuniversitarios. Estos acuerdos se encuentran dentro de la línea estratégica de internacionalización de la UVic.

Nosotros, los firmantes de este manifiesto, entidades, colectivos y personas a nivel individual, nos oponemos a este convenio por los siguientes motivos:

En julio de 2005, la sociedad Palestina inició una campaña de aislamiento internacional del estado de Israel inspirada en la lucha sudafricana en contra del régimen de apartheid. Más de 130 organizaciones de la sociedad civil palestina se adhirieron al manifiesto. Des de entonces, la campaña civil internacional para el Boicot, las Desinversiones y las Sanciones (BDS) contra Israel se han extendido por todo el mundo y ha conseguido mucho apoyo.

A través de esta campaña de medidas punitivas no violentas, el pueblo de Palestina quiere ejercer su derecho inalienable de autodeterminación y terminar con la injusticia histórica a la que está sometida des del año 1948, des de la Nakba (catástrofe.)

En el año 1948, el establecimiento del Estado de Israel se tradujo en la expulsión de más del 70% de la población indígena de sus propias casas y su tierra. Más de 700.000 personas de Palestina pasaron a ser refugiadas. A partir de la Guerra de 1967, Israel inicia la ocupación militar i civil de Gaza, Cisjordania; Jerusalén Este y Altos del Golán. 300.000 personas de origen Palestino fueron desplazadas de sus casas. A día de hoy, la cantidad de refugiados llega a más de cinco millones de personas. Israel sigue negando su derecho a volver, lo que significa el incumplimiento de la Resolución 194 (1948) de la Asamblea General de las Naciones Unidas i la 237 (1967) de su Consejo de Seguridad.

El Estado de Israel ha establecido más de 230 asentamientos que cuentan con una población de 600.000 colonos judíos aproximadamente en las ciudades de Cisjordania i Jerusalén Este, impidiendo, de esta manera, la creación de un estado Palestino viable y autónomo. Israel, también, sigue ocupando los Altos del Golán sirios des del 1967, territorio en el que residen más de 20.000 colonos judíos en 32 asentamientos. Todos estos asentamientos son ilegales según el Derecho Internacional, violan la Cuarta Convención de Ginebra e incumplen la Resolución 242 (1967) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Israel, des del año 2005, ha establecido un bloqueo criminal en la Franja de Gaza. La situación en este territorio es de extrema crisis humanitaria, así lo documentan las Naciones Unidas.

El Estado de Israel establece y consolida un aparato legislativo discriminatorio con el 20% de la población, la minoría árabe. Más de 50 leyes discriminan a las personas de origen Palestino con ciudadanía Israelí.

Las instituciones académicas Israelís no son alienas al desarrollo y mantenimiento de este sistema de control institucionalizado y fragmentación territorial a la que se ve sometida el pueblo de Palestina. Son agente necesario e imprescindible y, por este motivo, nos oponemos a este acuerdo de colaboración que la UVic quiere establecer con universidades Israelís.

  • Por ley, los soldados, exsoldados y los estudiantes reservistas reciben un trato preferente en todas las universidades. Nunca una universidad ha expuesto oposición, ni tan solo, de manera simbólica.
  • La discriminación hacia el pueblo de Palestina se puede ver reflejada en su desproporcionada baja representación en todos los niveles educativos.  Son el 20% de la población del Estado de Israel pero solo representan al 9.5% de los alumnos de grado, el 4.8% de los de master, el 3.2% de los de doctorado y el 1% del personal académico.
  • Como ya pasaba en la África del Sud del Apartheid, las instituciones académicas no son espacios inocentes en los que gobierna la libertad académica y las ideas progresistas. Al contrario, las universidades ayudan de manera particular al desarrollo del conocimiento necesario para asegurar y apoyar las prácticas y políticas que prolongan la ocupación y la colonización de los territorios de Palestina.
  • Las empresas militares de Israel posibilitan las continuas y graves violaciones que cometen de la Legalidad Internacional. Aportan el armamento y la tecnología que permite a Israel cometer atrocidades tales como los bombardeos de Gaza (2008-09) que han provocado más de 1.300 personas muertas, el 30% menores y las diarias violaciones  de los Derechos Humanos. El sistema universitario y los institutos de investigación Israelís están fuertemente implicados en la investigación militar y los proyectos de desarrollo armamentístico situándose, de esa forma, en el centro  de la planificación y la ejecución de los crímenes de guerra Israelíes. Michael Federman, Presidente de la Junta de Directores de Elbit Systems, una de las principales empresas que fabrican materiales electrónicos de defensa a Israel, es miembro de la Junta Directora de la Universidad hebrea de Jerusalén y del instituto Weizmann. La implicación de la academia Israelí en la ocupación de los territorios palestinos y el sistema de Apartheid Israelí es innegable.
  • La Universidad de Haifa es un ejemplo de lo expuesto anteriormente. Patrocina, junto al ejército, un programa que ofrece formación para futuros oficiales de inteligencia y que se lleva a cabo en una base militar dentro del mismo campus universitario. Ofrece privilegios a los estudiantes que han ejercido en el ejército en la asignación de plazas de residencia para sus estudiantes, un criterio abiertamente discriminatorio que perjudica a los estudiantes árabes y palestinos. Además, la guía oficial de la universidad para estudiantes internacionales incluye advertencias específicas de no visitar pueblos y ciudades Palestinas que se encuentran dentro del Estado de Israel y desaconseja totalmente visitar territorio Palestino, Cisjordania i Gaza.

Es por estos motivos que:

  • Exigimos al Rector de la Universidad de Vic, el Sr. Jordi Montaña, y al presidente de laFundación Universitaria Balmes y Alcalde de Vic, el Sr. Josep María Vila d’Abadal, que reconsideren los acuerdos de colaboración en nombre de la Universidad de Vic con una universidad Israelí.
  • Exigimos que hasta que la universidad con la que se quiera establecer acuerdos no emita una postura clara  y pública en defensa de estos puntos y se desvincule de cualquier colaboración con el ejército y la industria armamentística, la Universidad de Vic no puede establecer ningún tipo de colaboración con esta institución Israelí. De hacer-se, se convertiría en cómplice de todos los crímenes que el Estado de Israel comete hacia la población civil de Palestina por legitimación de una parte imprescindible que posibilita la ejecución de estos crímenes.

Des de las peticiones que realiza la campaña civil internacional Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), consideramos legítimas las acciones hasta que el Estado de Israel no cumpla con la obligación de reconocer el derecho a la autodeterminación del pueblo de Palestina y acate el Derecho Internacional mediante la finalización de la ocupación y la colonización de los territorios ocupados en el año 1967 y el desmantelamiento del muro; el reconocimiento de los derechos fundamentales de la ciudadanía árabe palestina de Israel hacia la plena igualdad; el respeto, la protección y la promoción de los derechos de los refugiados de Palestina a volver a sus hogares y propiedades como se estipuló en la Resolución 194 de las Naciones Unidas.

Al contrario de lo que se comenta des de ámbitos poco informados o con voluntad desinformadora, el boicot internacional no persigue la destrucción o la desaparición del Estado de Israel sino el estricto cumplimiento de la legalidad internacional y el respeto hacia los Derechos Humanos y al derecho de autodeterminación del pueblo de Palestina.

Vic, 20 de Noviembre de 2013

http://complicitatsquematen.wordpress.com/

¡Firma y súmate a título individual y adhiere también a tu colectivo/organización!: http://complicitatsquematen.wordpress.com/adhesions/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Campaña en contra de los convenios de colaboración entre la Universidad de Vic y universidades de Israel

  1. Pingback: Campaña contra los convenios de colaboración entre la Universidad de Vic y universidades de Israel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s